Carretera Intl Km. 5 nte., 85010, Cd. Obregón, Sonora, Mx.
644 415 2410

CUARESMA

Ser compasivos y misericordiosos como el Padre

Jesús se dirigió así a sus discípulos: “Sean compasivos como nuestro Padre es compasivo; no juzguen, y no serán juzgados; no condenen, y no serán condenados; perdonen, y serán perdonados; da, y se te dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que usen, la usarán con ustedes”. (Lc 6, 36-38) Jesús me invita a ser compasivo como su Padre, a inclinarme como una madre con su bebe, con una mirada llena de amor y de ternura. Me invita a relacionarme sin condiciones con gratuidad. Amar con entrañas de misericordia, me invita a ser signo de su misericordia en el mundo.

 

Coloquio de compasión
Señor, tu sabes que deseo ser expresión de tu compasión entre las personas con las que me relaciono. Quisiera que mi vida fuera un signo claro de tu compasión. Pero para eso necesito sentir cómo tú te inclinas sobre mis limitaciones, necesito sentir tu grandeza en mi pequeñez; necesito experimentar tu fidelidad a prueba de mis infidelidades, sentir la claridad de tu mirada que ilumine mi oscuridad; necesito dejarme acariciar con la ternura de tu abrazo maternal, para sentir la seguridad que sólo tu amor me puede ofrecer.

Sólo entonces, sintiéndome muy amado por ti, podré reblandecer la dureza de la vida de muchos, con tu compasión; podré limar las asperezas de la vida de muchos, con tu misericordia.

Señor, inclínate sobre mí, para que aprenda a inclinarme sobre los más pequeños; dame entrañas de misericordia, para que muchos puedan
descubrir en mí tu amor y tu fidelidad.
(Pep Baquer, sj)

Leave a reply